La República Dominicana entre países con menor tasa de homicidio en el mundo

Según la tasa de homicidio real la República Dominicana es uno de los países con menos homicidios en el mundo. Esta tasa de homicidio real incluye la cantidad de abortos, legal o ilegal, diferente a las tasas de homicidio publicado por las Naciones Unidas las cuales no incluyen el aborto, legal o ilegal.

La causa de la ausencia de abortos en los cálculos oficiales de homicidio es debido a unos factores casi desconocidos. El aborto siempre fue homicidio en la gran mayoría de los países cristianos (con casi ninguna excepción) hasta un grupo de supremacistas blancos lograron cambiar la clasificación oficial del aborto en Los EEUU en la década de 1940, lo cual eventualmente causó un “efecto domino” de la legalización de aborto en los países cristianos. Después de la reclasificación el aborto se denominaba como “un ser no nacido”, sin especificar que esto se trataba de un ser humano. Esto fue clave en la transformación del aborto hasta su presente definición legal en la actualidad – “un tejido de un potencial ser no nacido”. En contraste, el aborto se ha mantenido clasificado como homicidio en los países donde los mismos grupos de racistas no han logrado cambiar aun las leyes o clasificaciones existentes, como en la República Dominicana, entre otros países latinoamericanos,

Sorprendentemente hoy en día el mismo grupo de supremacistas blancas que lograron redefinir el aborto en los EEUU en la década de 1940 (y como consecuencia en Europa y muchos otros países) promueven el aborto legal en America Latina. No obstante, debido al hecho que ya no se puede promover abiertamente la “limpieza racial” el aborto ahora es promovido como la “salud reproductiva”. Aunque se ha cambiado el nombre es obvio que el objetivo principal se ha mantenido igual por la observación que aunque los negros nacidos en los EEUU consta de un 10% de la población ellos sufren de la mayor porcentaje de abortos entre grupos, casi alcanzando a los blancos en total – o un total de 40% de todos los abortos. El argumento sobre el aborto desde hace más que cien años ha sido manipulado y oscurecido por este grupos de racistas denominados “eugenistas”. Los principios líderes de este grupo hace casi cien años eran Margaret Sanger y su asociado (entre otros) Lothrop Stoddard, autor del libro “La marea creciente de color contra la supremacía mundial blanca”. Incluso, la evidencia demuestra que fue la misma Margaret Sanger o su organización, Planned Parenthood of America, que convencieron a un importante racista simpatizante dirigente de las estadísticas oficiales de los EEUU a cambiar la forma en que el aborto fue clasificado. La justificación por la redenominación del aborto fue muy sencillo – el aborto sería dirigido a las personas supuestamente pocas evolucionadas, como ellos mismos clasificaban los pobres blancos, los negros y los hispanos. En el caso de los pobre blancos, la pobreza se asociaba con la baja inteligencia y debido a la creencia en la evolución ser pobre era un indicador de los rasgos latentes de los gorilas, que se supone eran los ancestros de cada raza humana, aunque en diferentes fases de evolución. En el caso de los negros se asumía que eran casi equivalentes a los gorilas, y que los hispanos eran una mezcla de «casi» gorila y humano. En consecuencia, a estos racistas les parecía “lógico” que las personas no nacidas dirigidas a la exterminación pierden su estatus como personas “completamente humanos” lo cual permitió evitar el insuperable problema legal de tener que clasificar el aborto como homicidio justificable.

Como evidencia del impacto de la redefinición del aborto ningún país que tiene el aborto legal reconoce los seres humanos no nacidos como personas. En contraste, en los países donde no se han cambiado la clasificación del aborto aun se reconoce esto como homicidio.

Para continuar, este mismo grupo de racistas que lograron cambiar la definición del aborto están hoy en día tratando de cambiar las leyes de aborto en America Latina. Este grupo se compone del instituto Guttmacher, fundado por la compañía principal de Margaret Sanger, Planned Parethood of America, y Planned Parenthood International, también creado por Margarte Sanger. El instituto Guttmacher es la única fuente de tasas de aborto ilegal en el mundo, o sea por Los EEUU y Las Naciones Unidas. Las supuestas altas tasas de aborto ilegal es la principal justificación hoy en día para la legalización de aborto. Planned Parenthood International promueve el aborto en America Latina a través de varios organizaciones no gubernamentales, y recibe en gran parte su presupuesto de Planned Parenthood de America, la misma organización que logró cambiar la clasificación del aborto en la década de 1940.

A pesar de la presencia en America Latina de la campaña de aborto con un presupuesto anual en los cientos de millones de dólares, mientras no se redefine la clasificación de la persona no nacida es casi imposible que el aborto se legalice. Esto se debe a la improbabilidad de reconocer legalmente el aborto como un “homicidio justificable”, como será el caso de la aprobación de aborto en la gran mayoría de los países latinoamericanos por no haber cambiado sus leyes, como han sido cambiados en otros países. También, debido a esta tradición jurídica en America Latina que precede todas las leyes de la legalización del aborto los países latinoamericanos tienen todo el derecho de incluir los abortos, legales e ilegales, en las tasas de homicidio. Con respecto a la supuesta «observacion» que los abortos ilegales siempre superan los abortos legales hay que reconocer que los únicos grupos que mantiene esta afirmación son la Planned Parenthood y el instituto Guttmacher. Obviamente, por ahora razones obvias cualquier análisis sobre el aborto ilegal proveniente de Planned Parenthood o el instituto Guttmacher no son creíbles así que las cifras reales del homicidio demuestran que los países latinoamericanos son los países con las menores tases de homicidio real (incluyendo el aborto legal y ilegal) en el mundo.

Esto es relevante hoy en día e impactante, porque representa una ideología muy distinta – o sea los países latinoamericanos no han designado al extermino a ningún ser humano por su composición racial. Incluso, esta característica debe de ser celebrada tomando en cuenta que las muertes causado por aborto no tiene precedencia en la historia de mundo. No solo eso, ahora hasta importantes personas en el occidente han reconocido que el aborto ha causado un daño irreparable a la tasa de fertilidad en estos países, lo cual implica una caída económica por la escasez de persones jóvenes que impulsa cada economía mundial. En otras palabras, el aborto aparte de ser racista no es sostenible.

El siguiente gráfico demuestra la tasa de homicidio verdadera para algunos países determinados. (Data 2003-2006, Fuentes – Naciones Unidas, Banco Mundial, “Sobrestimación del aborto inducido en Colombia y otros países latinoamericanos”, E. Koch 2012, A. Bolchoz 2015)