Homicidio Justificable: La Esquema Radical de Eliminar Una Raza

En el libro «Justifiable Homicide: The Radical Scheme to Destroy a Race» (traducido «Homicidio Justificable: La Esquema Radical de Eliminar Una Raza») se revela información poca conocida y análisis jamás visto sobre el aborto. Primero, la legalización del aborto fue promovido por grupos racistas con el objetivo de reducir la población mundial por medio de realizar una «limpieza étnica» de cada país en el mundo. Este grupo, los eugenistas, creían que las personas de color eran más cercanas a los gorilas. No obstante, se asumían que los peores individuos hasta en las poblaciones predominantes blancas tenían rasgos persistentes del las personas de color, o sea los gorilas. Debido a la resistencia de legalizar el aborto para efectuar una reducción de la población los eugenistas idearon una estrategia de promover la legalización del aborto como solución de compromiso para reducir la tasa ilegal del aborto.

Hoy en día las tasas de aborto ilegal publicadas por las Naciones Unidas son similares a las tasas promovidas hace casi cien por los eugenistas. Esto no es por casualidad. La única fuente de tasas de aborto ilegal de las Naciones Unidas fue creada hace más que 50 años por una compañía eugenista, el Instituto Guttmacher. En resumen, los eugenistas que argumentaron hace casi cien años para la despenalización del aborto están muy activos hoy en día y aun utilizan la misma propaganda: la exageración del problema del aborto ilegal y la promoción del aborto legal como remedio.

No obstante, las tasas de aborto ilegal declaradas por los eugenistas hace cien años no son compatibles con las tasas de fertilidad históricas observadas, lo cual implica que estas tasas de aborto ilegal no son validas. Tampoco las tasas de aborto ilegal publicadas por las Naciones Unidas en la actualidad son compatibles con las tasas de fertilidad históricas observadas. La realidad es solo los países donde el aborto esta legalizado sufren de altas tasas de aborto mientras los países donde el aborto esta penalizado tienen tasas de aborto ilegal muy bajas, o sea comparables con las tasas de homicidio normal.

¿Cual es el impacto del aborto legal? El aborto es la causa numero uno de muerte en el mundo y consta de la tercera parte de todas los muertes cada año, o sea 30 millones de un total de 90 millones. Tomando en cuenta que todas las bajas por guerras, homicidios y terrorismo normalmente no llegan a un total de un millón anual y es evidente que los países occidentales están masacrando personas a niveles jamás visto en la historia del mundo.

A lo contrario los abortos ilegales son casi iguales a los homicidios y no deben de superar un millón anual. Esto implica que los países donde el aborto no es legal son los verdaderos países más pacíficos que existen en el mundo, como por ejemplo la Republica Dominicana.

¿Habrá consecuencias por los países occidentales sostener la tasa de muerte más alta desde que el hombre existe en la tierra?

La repuesta es si, la caída total de la tasa de fertilidad donde el aborto es legalizado, lo cual implica una caída económica cuando la población comienza a caerse, como se ha sucedido en Europa Oriental. El aborto legal no es sostenible, pero este nunca era el objetivo de los grupos que promovía el aborto legal. Su objetivo era reducir la población a toda costa, no crear un mundo más sostenible.

Si las devastadores implicaciones económicas por el aborto legal no fueran suficientes ¿habrá más consideraciones que los países latinoamericanos deben de tomar en cuenta?

Si. Primero, los países latinoamericanos deben de reconocer que su propia ideología es muy distinta al concepto occidental, o sea «mejorar» la sociedad por medio de eliminar los hijos de los individuos considerados inferiores. Segundo, debido al hecho que los eugenistas en los países occidentales lograron que el aborto ya no se consideraba como homicidio si los países latinoamericanos legalicen el aborto pues tendrán la desgracia de hacer lo que ningún otro país en el mundo se ha hecho: legalizar el homicidio de personas inocentes: un «homicidio justificable» en términos jurídicos.

Vale aclarar este último punto. El aborto legal solo puede existir en la ausencia de leyes que define el comienzo de la vida. Si algún país occidental donde el aborto esta legalizado pudiera promulgar una ley que defina el comienzo de la vida human, como que tiene la Republica Dominicana, esta ley obligará la caída del aborto legal. Después de todo ningún país puede permitir el «homicidio justificable» de un ser humano inocente. Por eso los eugenistas tuvieron que cambiar las leyes y tradición jurídica para poder lograr el aborto legal.

No obstante, la ciencia sobre el comienzo de la vida es clara, sea en el occidental o America Latina. Debido a la diferencia entre la ciencia y las leyes en los países occidentales se ha obligado a las personas que apoyan el aborto tomar una posición poco común: reconocer que el aborto es homicidio según la ciencia pero debido a la ausencia de una ley de vida humana afirmar que el aborto no es un homicidio según las leyes. Debido al hecho que la mayoría de los ciudadanos estadounidenses apoyan el aborto la mayoría de los representantes políticos han tomado la misma postura en cuanto al aborto.

Esto es un buen ejemplo de la corrupción ideológica que persiste en el occidente. En contraste, se puede decir que la corrupción latina es más enfocada en el enriquecimiento personal. Al final las dos formas tienen severas consecuencia para la sociedad, pero la corrupción ideológico en este caso es obviamente mas dañino porque implica la muerte de millones de persona inocentes anuales, lo cual no esta pasando en America Latina.

¿Qué puede hacer los países latinoamericanos con esta reveladora información?

Primero, exigir su derecho de ser reconocido como los países más pacíficos en el mundo. Esto se efectúa por medio de publicar las tasas de homicidio proveniente de las Naciones Unidas modificada para incluir los abortos legales e ilegales.

Segundo, exigir su derecho de ser reconocido como los países más sostenibles a largo plazo en el mundo, algo que ningún país que tiene el aborto legal puede afirmar y sostener debido a sus propios indicadores sociales sobre la tasa de fertilidad.

America Latina tiene el derecho de no solo decidir su futuro sin la influencia de políticas dañinas extranjeras pero también tener más oportunidad de promover su forma de enfrentar las realidades del mundo lo cual es no aceptar que grupos nefarios eliminen a los individuos considerados «inferiores» a niveles jamás vistos en la historia del mundo.